Nuestro secreto para evitar el síndrome postvacacional

Nuestro secreto para evitar el síndrome postvacacional

Para muchos esta semana supone decir “Adiós” a las vacaciones y volver al trabajo.
Hace años solía ser un trauma difícil de superar. Sólo a base de concentración y foco en el próximo puente libre, me mantenía a salvo; pero desde que soy autónoma lo vivo diferente. Y no soy la única.

En el CREC estos días no se respira mal rollo, ni se ven caras largas. Hay algunos que llevan trabajando todo el mes de agosto y tan contentos, como si nada. Son la muestra viviente de que se puede luchar contra el síndrome postvacacional ¿Quieres saber nuestro secreto? 

CREC-blog-como-evitar-el-sindrome-post-vacacional

Es más simple de lo que parece. Lo primero y más importante es que tu trabajo sea tu pasión. No vale con que te guste, o que te caigan bien tus compañeros, tiene que ser tu verdadera pasión. En ese caso, es tal tu vínculo con el proyecto que la línea que divide los días festivos de los laborables es muy difusa, casi inexistente; trabajando más al ritmo y necesidades del propio proyecto que de las estaciones marcadas en el calendario laboral estándar. Como no hay una desconexión total nunca, no existe esa ruptura que provoca el pánico de la vuelta al cole.

 

Eso sí, te ahorras el síndrome postvacacional pero el síndrome del autónomo 24 horas, no te lo quita nadie.

Otra ayudita para superar la primera quincena de septiembre es poseer un trabajo flexible. Ese tipo de trabajos –normalmente autónomos- donde tú decides dónde y cuando. Saber que en diez días, quince o cuando te sientas agobiado en la gran ciudad, podrás tomarte unos días para salir sin tener que esperar religiosamente al puente del pilar o, en el peor de los casos, a Navidades; ayuda.

Ahora que el coworking ha llegado al campo, gracias a gente con buenas ideas como Pandora Hub o Coworkation, podemos cambiar de coworking por unos días y trabajar desde una masía con piscina y rodeada de bosques. Habrá que probarlo, ¿no?

Mi tercer aliado para salir victoriosa contra los malos augurios que poseen mi mente el 31 de agosto, es la compañía. No es lo mismo volver a trabajar en casa, sola y muerta de calor; que en el CREC, donde tengo mucha gente a la que contarle las fiestas de mi pueblo y a quien darle un abrazo (además de un aire acondicionado que tira que no veas). A día de hoy somos más de 100 coworkers, así que entre que te pones al día de todas las novedades vacacionales has estado entretenida hasta octubre.

Rutinas. Otra de las recomendaciones para tolerar la frustración de la vuelta al trabajo es volver a las rutinas, así que no me perderé el vermut mensual con Moritz agendado para el próximo 30 de septiembre. Seguro que algo ayuda. Tampoco abandonaré mis lunes de Body Combat y los miércoles de natación en nuestro centro deportivo colaborador, Cem Can Ricart. Todo junto me mantendrá, al menos, bien distraída.

Por último, y para casos especialmente complicados, nos guardamos un As en la manga. Ir poco a poco y mantenerse relajado es casi un tópico, pero es cierto que si el trabajo llega de golpe en septiembre es mejor si nos organizamos para ir aumentando la actividad de manera gradual para que duela menos. Pero si duele, recuerda que tenemos una sala de terapias donde Noemí consigue que te olvides de todo a golpe de masaje relajante de 30 minutos. Llama, pide hora y dile Adiós al síndrome que más te moleste.

 

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

 

Autor-blog-CREC-Marta-Vazquez

Marta Vázquez

– COMUNICACIÓN Y MARKETING –

Descubrí el poder del coworking y me hice autónoma. Ahora doy voz al CREC, porque alguien tenía que contárselo al mundo.

Tags:
No Comments

Deja un comentario