Invertir en uno mismo. En el mundo empresarial la formación. | CREC

Invertir en uno mismo

Invertir en uno mismo

En el mundo empresarial actual tener una formación reglada o no reglada extensa y, incluso de prestigio, no es una respuesta segura a la pregunta: Podré conseguir o mantener mi trabajo?. Ni siquiera una buena experiencia podrá asegurarnos este hecho.

Es evidente, que estos dos aspectos son fundamentales y no se tienen que descuidar para poder entrar en el mundo laboral, pero también es cierto que cada vez más son otras habilidades y capacidades como la organización, la gestión de las emociones, las habilidades para negociar, el liderazgo, la iniciativa, etc. las que son valoradas en los puestos con mayor proyección de futuro.

Es, por lo tanto, la valoración global de todos estos aspectos la que nos puede hacer obtener los objetivos en nuestra vida, no sólo en el aspecto laboral.

Hemos hablado de puestos de trabajo con mayor proyección de futuro y no de cualquier lugar de trabajo, porque tristemente hay demasiadas empresas que no valoran los aspectos y las potencialidades personales y lo que pueden aportar a su empresa. Probablemente hablamos de empresarios que todavía piensan en el término recursos humanos (si es que piensan en él), únicamente como los procesos de selección de personal y trámites laborales. Aspectos muy importantes pero que no tienen en cuenta a las personas en sí. Aquellas empresas con gran proyección de futuro tienen en cuenta, sin duda, que su mayor valor potencial son las personas que trabajan en ellas.
Pero como todas las relaciones son recíprocas, las empresas tienen que aprender a tener en cuenta las personas, pero estas tenemos que seguir trabajando cada día para desarrollar y potenciar nuestras capacidades, habilidades y incluso emociones.
Para trabajar estas características, podemos optar principalmente por tres vías: por un lado podemos intentar trabajarlo individualmente mediante libros u otras herramientas que nos permitan reflexionar y mejorar. Probablemente hablamos aquí de autoayuda, término que tristemente por el mal uso realizado por algunos “profesionales” tiene actualmente muy mala fama. Muchos de los recursos de autoayuda son buenos, algunos “profesionales” no tanto.

Una segunda vía con mayor probabilidad de éxito es asistir a cursos formativos con especialistas que nos ayudan a mejorar constantemente y que se centran habitualmente en habilidades concretas, normalmente agrupadas como cursos de recursos personales. Evidentemente esta segunda opción es más exitosa puesto que nos guía un especialista y trabajamos en equipo con otras personas.

Por último, la tercera vía que yo destacaría, es el coaching. En este caso, una persona especializada nos hace acompañamiento personalizado (también puede ser en grupo) centrándose específicamente en aquello que más nos falta, es decir, se centra en la persona, no en la característica. A todas las personas les iría bien tener un coach y especialmente si está iniciando algún proyecto personal o profesional. En el CREC los coworkers podrán contar con el soporte de la empresa especializada Inginium.
Sea como fuere, el futuro está destinado a aquellos que sepan desarrollar continuamente sus habilidades y capacidades personales, así como sus relaciones sociales.

Carles López Parals | Director de Servicios de Club Lleuresport

Avatar

Administrador general

info@crec.cc
No Comments

Deja un comentario

 
Call Now Button