Cooperativas de facturación, una solución para nuevos autónomos

Si estás empezando a trabajar por cuenta propia puede que plantees si es posible evitar el alta como autónomo o reducir los gastos que este trámite conlleva.

¿Es posible facturar sin ser autónomo? ¿Cómo evitar el pago a autónomos hasta que factures una cantidad más alta? Y sobre todo, ¿alguna de estas dos opciones es legal? Si te estás planteando estas dudas estás de enhorabuena. No solo porque aquí vamos a dar respuesta a tus preguntas sino porque todas estas opciones, además de ser totalmente legales, son fáciles de llevar a cabo. Coge papel y disponte a encontrar las soluciones a tus quebraderos de cabeza con la facturación. Llegan las cooperativas de trabajo asociado.

¿Qué son las cooperativas de facturación?

Las cooperativas de trabajo son un modelo organizativo común en otros países. En el Reino Unido, por ejemplo, las llamadas ‘empresas paraguas’ no son algo nuevo. Desde hace unos años protegen al autónomo en sus primeras facturas. Esto es, hasta que alcancen un nivel de facturación que les permita pagar los impuestos establecidos por el gobierno para profesionales por cuenta propia.

La llegada de las cooperativas de facturación a España es algo reciente. Hasta ahora todo aquel que quisiera facturar un trabajo debía darse de alta como autónomo para poder hacerlo. El nuevo autónomo debía hacer frente no sólo a los impuestos asociados a ello, sino también a la incomodidad que supone iniciarse en el complicado mundo del papeleo. Declaraciones trimestrales de IVA, el cálculo del IRPF, los pagos de las cuotas… Si no estás familiarizado con el mundo del autónomo, puede que todo esto te suene complicado y la verdad es que al principio puede serlo.

alejandro-escamilla-7

 

¿Cómo funcionan las cooperativas?

Las cooperativas son agrupaciones de trabajadores. Para formar parte de ellas cada uno de los asociados paga una cuota, cuyo precio oscila variablemente dependiendo de la cooperativa seleccionada. Al ser miembro de esa agrupación, el asociado podrá facturar a través de la cooperativa todo aquello que requiera. Esto es, será la cooperativa la que creará la factura y a quién pagará el cliente. Al facturar a través de la cooperativa, el trabajador no necesitará darse de alta como autónomo. Una vez pagada la factura la cooperativa ingresará el dinero al trabajador, restando del importe total las comisiones por realizar los trámites.

Dependiendo de la cooperativa que selecciones, las comisiones oscilarán entre un 7 y un 10 por ciento de la facturado. ¿Estás haciendo cuentas? Si, dependiendo de lo que factures puede que esta opción sea infinitamente más barata que el pago de la cuota de autónomos.

¿Seguro que son legales?

¡Por supuesto! La figura de la cooperativa de trabajadores está reconocida en el territorio español por lo que puedes estar tranquilo. Todos los trámites que realices a través de una de estas asociaciones son cien por cien legales.

¿Cómo puedo empezar a utilizar sus servicios?

Hacerte miembro de una cooperativa es muy fácil. Para darte de alta te pedirán el pago de una cuota (en muchos casos esta cuota se devuelve dependiendo de los servicios que utilices) y esta será la máxima de tus preocupaciones. Será la propia cooperativa la que te dé de alta en la Seguridad Social para que puedas cotizar por las horas o días trabajados. Ellos se encargarán de emitir la factura para tu cliente y una te enviarán el dinero una vez lo reciban. Así de fácil.

Entonces, ¿para qué sirve darse de alta en autónomos?

¡Buena pregunta! Si tienes conocidos que trabajan como autónomo habrás escuchado que las cuotas pueden llegar a ser muy altas. Es por ello que si estás empezando tu actividad por cuenta propia puede que tu mejor opción sea facturar a través de una cooperativa. Se presupone que durante tus primeros meses como autónomo generarás pocas facturas y de un importe limitado. Sin embargo a la larga la situación puede cambiar. Veamos un ejemplo para entenderlo mejor.

Foto: Fabian Blank

Has decidido trabajar como periodista freelance. Durante tu primer mes en activo solo consigues un cliente y el importe de tu trabajo es similar a los gastos que supone el pago de la cuota de autónomos y la gestoría que te ayudará con los trámites.  

En este caso está claro que tu mejor opción sería facturar a través de la cooperativa. Esta te reclamará el pago de la cuota de alta, los gastos de gestión por la factura emitida y los seguros sociales que, por ejemplo, para un trabajo de un día rondaría los 18 euros. Como socio de la cooperativa pagarás los seguros sociales únicamente por ese día trabajado y no por el mes completo como deberías pagar si fueses trabajador autónomo.

Sin embargo si tu actividad como periodista freelance crece y en unos meses tu facturación cambia radicalmente y comienzas a emitir una media de seis facturas al mes, ten en cuenta que los gastos de la cooperativa subirán. No solo tendrás que pagar más por los seguros sociales sino que pagarás más gastos de gestión ya que estos suelen ser por factura emitida.

En ese caso sería más rentable darse de alta como autónomo. Sobre todo si no lo has hecho nunca, ya que podrás beneficiarte de la nueva tarifa plana anunciada por el gobierno. Esta nueva tarifa rebaja la cuota habitual de autónomos de 267 euros mensuales a 50 euros durante los seis primeros meses.

¿A qué cooperativa me apunto?

Si finalmente te has decidido por la opción de facturar a través de una cooperativa, tienes que saber que hay cooperativas especializadas en diferentes sectores laborales y  cooperativas generalistas, en las que se dan cabida todas las profesiones.

La ventaja de seleccionar una cooperativa específica de tu profesión es que estas asociaciones funcionan a la vez como lugar de conexión entre profesionales. Muchas veces sus páginas web tienen secciones de anuncios que puedes utilizar para ponerte en contacto con otros profesionales del sector. Quien sabe, quizá encuentres más trabajo y tengas que darte de alta como autónomo.

Administrador general

info@crec.cc
No Comments

Deja un comentario